Avanza el proyecto de desguace de Correos

Avanza el proyecto de desguace de CorreosUn nuevo y descarado paso de Serrano para liquidar el servicio  público trasvasando la actividad de Correos a la filial Correos Express.

“Hoy ponemos en marcha un proyecto pionero, pero estamos seguros de que se consolidará en Pamplona para ser ejemplo en el resto de España, eso es a lo que aspiramos”. Con estas entusiastas palabras, Serrano, presidente de Correos, presentaba el proyecto “Cartero”, un paso más en un progresivo-y cada vez más descarado-trasvase de actividad desde la matriz (Correos) hacia su filial Correos Express (CEX).

Cada vez queda más a las claras el objetivo final de acabar con lo postal e implantar su proyecto logístico integral.

Primero, sin consenso y a escondidas, cambió el logo de la matriz quitándole la palabra Correos para dejársela a la filial, en una operación que costó más de 300 mil euros. Después avaló el dictamen de la AIReF sobre la necesidad de recortar el SPU y cerrar oficinas. Con Serrano al timón de Correos, “casualmente”, la financiación del SPU ha sido recortada en un 30% (la más baja de la historia con todo tipo de Gobiernos) y se están cerrando oficinas en sábado y centros de trabajo, tal como recogía el informe. Posteriormente, Serrano, tras cesar a varios altos directivos de Correos, profesionales postales, y practicar el mobbing con otros para que, bien dimitieran y/o se fueran de Correos, ha puesto en el vértice del Grupo Correos a directivos de CEX que venían de desmantelar hace unos años Renfe ( los actuales director de Operaciones, Avelino Castro y de Personas y Relaciones Laborales, Juan Pulido), además de fichar (readmitir) a exdirecitvos despedidos por causas objetivas hace años con suculenta indemnización ( Eduardo Herrera, Manuel G. Zapatero), situándolos en puestos estratégicos y bien remunerados, marginando y despreciando a los rebeldes postalones.

Después, en plena pandemia de la Covid, Serrano dejó el  SPU fuera del RD de Alarma, olvidando premeditadamente la necesidad de facilitar servicios esenciales a la sociedad a cambio de priorizar el negocio del e-commerce y la venta de paquetería de China. Todo ello para favorecer descaradamente a la filial ( eso sí, exponiendo salvajemente al contagio de la Covid, no solo a los trabajadores/as  de Correos sino también a los de CEX, que también sufren la presión sin límites de Serrano y su “ guardián del calabozo” Avelino Castro). Y ahora, en la misma línea, “trasvasa”, sin escrúpulo alguno, la palabra “cartero” históricamente asociada al servidor público postal para darle la cualidad del servicio público postal a la actividad de ámbito privado que presta la filial CEX y otras empresas privadas.

Cada vez sorprende menos la descarada intención de Serrano  de vaciar de contenido un servicio público centenario para apostar por “un chanchullo de colaboración público-privada que, en la práctica, solo servirá para el fin de abrir el melón de una privatización por trozos del Correo Público. Lo de Pamplona es un cuento chino para disfrazar la obsesiva aversión de Serrano a lo postal. El Sr. Serrano ya no disimula que su proyecto se desvía  de cualquier intención progresista. El Señor Serrano es hoy por hoy un impostor de un proyecto progresista en Correos. Promover proyectos logísticos con la iniciativa privada solo puede ser entendido como una previsión de abrirse hueco (para él y sus cómplices) de puertas giratorias en el futuro.

UGT y CC OO no van a avalar los desmanes del Sr. Serrano. El Plan Estratégico era una farsa y terminó con “trinke espectacular” del responsable de coordinarlo (aquel señor, número dos de Serrano, que pagaba con dinero público los servicios de una prostituta y el presidente no cesó  hasta un mes después porque “no sabía nada”). Serrano ha decidido ir a los hechos consumados y mientras marea la perdiz utilizando mediadores tan bien intencionados como engañados por el contratista, aplica decisiones organizativas más inclinadas al control soviético  interno que  a la eficacia de gestión invocando un Plan Estratégico oculto. Está claro. Serrano es un caballo de Troya en Correos para desguazar el Servicio Público Postal, abrir puertas a la entrada de capital privado, y aplicar un Convenio Colectivo con recortes de derechos, salariales y laborales respecto del actual. Si el Sr. Serrano quiere prepararse puertas giratorias con el desguace de Correos, no van a ser los sindicatos UGT y CC OO quienes le avalen. El Gobierno y el PSOE no deberían mirar para otro lado por mucha protección que Serrano alardee tener del Ministro de Fomento y del presidente del Gobierno. Ni ellos (ni menos él) llegaron donde están por sí solos. Y lo deberían saber.

Renta 2020, recuerda que tu cuota sindical desgrava

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 Calendario laboral 2021 con fiestas locales

VIDEOS

COVID-19 información útil

 

 

Guía de Servicios de FSP-UGT Asturias

 

 SERdUGT

Tiempo Libre 2020

  

Acuerdo2018-2020

Ofertas empleo

 

  
 SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

 

ÚLTIMOS TWEETS

 

 
 

IR ARRIBA