¿A QUÉ ESTAMOS ESPERANDO?

1Han sido numerosas las dificultades con las que se ha encontrado la comunidad educativa durante este periodo de crisis sanitaria. Desde el Sector de la Enseñanza de la UGT hemos reconocido a todo el profesorado su implicación, dedicación y eficaz adaptación profesional a una situación tan complicada.

Hemos recordado a la Consejería de Educación que, a pesar del estado de alarma, son las CCAA las que tienen competencias plenas en Educación. La UGT ha puesto de manifiesto el malestar generalizado del profesorado ante jornadas laborales excesivas, sin los recursos materiales necesarios y con unas plataformas educativas que han mostrado serias deficiencias. A pesar del esfuerzo y de la buena voluntad, el riesgo de abandono por parte de los alumnos más desfavorecidos ha sido mayor durante la pandemia, y los datos confirman que ha aumentado la brecha digital existente por motivos socioeconómicos y en entornos rurales con más dificultad de acceder a internet.

Hemos exigido que se cumplan las medidas necesarias de protección y seguridad para todos los usuarios de la comunidad educativa.  Esto ha supuesto, a su vez, una sobrecarga de responsabilidad para los directores y directoras de nuestros centros educativos por tener que hacerse cargo, sin partida presupuestaria adicional, de la gestión en la provisión de toda la infraestructura necesaria para garantizar esa seguridad. Al mismo tiempo, para muchos y muchas, el ejercicio de sus competencias directivas ha marcado diferentes criterios de actuación entre unos centros y otros, originando una situación confusa a la espera de unas instrucciones claras que adoptar.

Hemos denunciado la ralentización o parálisis en algunos procesos administrativos relacionados con las sustituciones y el llamamiento de interinos, comisiones de servicio y convocatoria de nuevos equipos directivos.

Tras el escenario descrito, podemos afirmar la escasa comunicación entre sindicatos y administración para recibir información y negociar aspectos relacionados con las condiciones laborales del profesorado. Nada sabemos a día de hoy, de los planes de retorno para el próximo curso en el Principado de Asturias lo que pone de manifiesto la escasa o nula voluntad política de negociar con las organizaciones sindicales.

En estos últimos días han sido numerosos los compañeros y compañeras que se han puesto en contacto con la UGT para preguntarnos: ¿Cómo se va a organizar el próximo curso? ¿Cómo se va a garantizar que se concilie el teletrabajo? ¿Cómo se van a garantizar las medidas de seguridad? ¿Cómo se van a gestionar los comedores o el transporte escolar? ¿Cómo se va a bajar la ratio sin contratar más profesorado?

Preguntas a las que la Consejería de Educación da la callada por respuesta como si ello fuera un secreto de estado. La incertidumbre y la falta de certezas están poniendo de manifiesto una carencia de liderazgo muy preocupante. No queremos ni pensar que la ausencia de liderazgo se deba a la falta de ideas o a la falta de un presupuesto adecuado o a ambas cosas. Si todo se fía a que el virus ya no esté con nosotros el próximo septiembre caeremos en los mismos errores.

Hemos tenido conocimiento por los medios de comunicación que de los tres escenarios que en un principio se manejaban el de las clases presenciales es el elegido. “La escasa transmisión del virus en los niños y niñas hasta 4º de Primaria” permite ser menos prudentes con este alumnado. Otros argumentos también hacen posible rebajar la distancia de seguridad de 2 metros a 1,5 metros. Desconocemos la base científica que permite afirmar lo anterior y que sin duda sirve a nuestra clase política para justificar un importante ahorro económico.

Desde el Sector de la Enseñanza de UGT denunciamos, una vez más, la inacción en la que se encuentra esta Consejería. Exigimos la apertura de un proceso de negociación que permita:

• La regulación del teletrabajo docente para posibles situaciones de clases a distancia.

• La dotación de recursos materiales y disminución de la brecha digital.

• La implementación de recursos humanos, con profesionales docentes y no docentes para reforzar las plantillas y atender a las demandas necesarias que garanticen el refuerzo educativo para el próximo curso.

• La formación digital adecuada para hacer frente al cambio metodológico que supone la actividad docente no presencial.

Desde el Sector de la Enseñanza de la UGT no entendemos qué es lo que estamos esperando. La situación excepcional a la que hemos de enfrentarnos requerirá un presupuesto excepcional con medidas adaptadas a la singularidad de cada centro pero que, en ningún caso, podrán deteriorar las condiciones laborales del profesorado.

La situación excepcional a la que hemos de enfrentarnos requerirá la reestructuración de los centros educativos, la búsqueda de nuevos espacios, la contratación de un mayor número de docentes, la compra de dispositivos digitales y una formación específica para toda la comunidad educativa con el fin de aprovechar todas las posibilidades de la enseñanza on line.

Señora Consejera, la situación a la que nos enfrentamos es muy compleja pero hay que empezar por responder a solo unas pocas preguntas: ¿podemos garantizar la seguridad de toda la comunidad educativa? ¿con qué espacios extras contamos? ¿cuántos profesores y profesoras más necesitamos? Y ¿a qué estamos esperando?

 

6 de julio de 2020

Maximina Fernández Otero

Secretaria del Sector de Enseñanza

FeSP-UGT Asturias

 
 

Renta 2020, recuerda que tu cuota sindical desgrava

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 Calendario laboral 2021 con fiestas locales

VIDEOS

COVID-19 información útil

 

 

Guía de Servicios de FSP-UGT Asturias

 

 SERdUGT

Tiempo Libre 2020

  

Acuerdo2018-2020

Ofertas empleo

 

  
 SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

 

ÚLTIMOS TWEETS

 

 
 

IR ARRIBA