Personas con Discapacidad: Mercado de Trabajo y Vida Laboral

Personas con Discapacidad: Mercado de Trabajo y Vida LaboralDesde la Secretaría Confederal  de UGT de Políticas Sociales y Vivienda  informa de la publicación del Informe anual, del SEPE, del Mercado de Trabajo de las Personas con Discapacidad con datos del año 2020; y de la Estadística del INE de la Vida Laboral de las Personas con Discapacidad correspondiente a 2019.

En primer lugar, y respecto al Informe del SEPE, extractamos los datos que nos describen la situación laboral de las personas con discapacidad, cómo es su inclusión en el mercado de trabajo y la calidad del empleo al que tuvieron acceso:

  • El número de personas con discapacidad en edad de trabajar fue de 1.876.900, lo que supone el 6,2% de la población total, de las que 810.200 eran mujeres y 1.066.700 hombres.
  • Su tasa de actividad se fijó en el 34%, es decir, 638.600 personas con discapacidad en edad de trabajar eran activas. Mientras que en las personas sin discapacidad era el 77,7%.
  • Su tasa de inactividad fue del 66%, esto es, que ni están en disposición de trabajar ni buscan empleo.
  • La tasa de empleo fue del 25,9% (a gran distancia del 66,9% de las personas sin discapacidad), es decir, asciende a 485.000 personas con discapacidad ocupadas, se cifraron en (203.400 mujeres y 282.600 hombres).
    Por sexo, la tasa de empleo de las mujeres con discapacidad fue del 25,1% y la de los hombres del 26.5%.
  • El 4,26% de total de personas paradas, tenía una discapacidad. Su tasa de paro se fijó en el 23,9%, cifrándose en 165.724 personas con discapacidad en situación de desempleo (en personas sin discapacidad fue del 13,9%); lo que supone un aumento del 11,92% (17.655 personas más) respecto a 2020. De ellas, el 52,13% eran mujeres y el 47,87% hombres.
    Por edades, los mayores de 45 años vuelven a ser los que tuvieron más peso en las personas con discapacidad desempleadas, con el 58,68 %, seguido de las edades comprendidas de 25 a 44 años con el 34,29 %, y el 7,21% restante eran los menores de 25 años.
  • Desempleo de larga duración: el 23,50% de demandantes de empleo tenían una antigüedad entre 12 y 24 meses y el 41,79% llevaban en desempleo más de 24 meses.
  • Contratos registrados con personas con discapacidad: en el año de referencia, se computaron 248.486 contratos (el 1,56% del total de la contratación), lo que supone una bajada respecto a 2019 del 30%. Se rompe de esta forma, con la tendencia alcista en la contratación que se había observado desde 2013, para volver a niveles similares a 2015 (243.067). Se contrató a un total de 129.100 personas con discapacidad, lo que nos indica que se han celebrado varios contratos con una misma persona.
    Por sexo, se contrataron a 152.981 hombres con discapacidad (61,56%), frente a 95.505 mujeres (38,44%), lo que nos indica que continúa la brecha de género en la contratación de las personas con discapacidad, y más acusada que en las personas sin discapacidad (57% hombres a 43% mujeres).
    Por edades, el grupo de mayor contratación fue el de mayores de 45 años, con 118.909 personas contratadas, de las que 71.174 eran hombres y 47.735 mujeres, cuando en otros años, el grupo mayoritario fueron las personas entre 25 y 44 años. Y tan sólo el 7,2% de las personas contratadas eran menores 25 años.
  • Tipo de contrato: el más utilizado fue el eventual por circunstancias de la producción con el 36,64% del total (91.058), seguido de obra o servicio (83.241, el 33,5%). Respecto a los contratos específicos para las personas con discapacidad, su peso y uso es muy limitado en el total de la contratación ya que tan sólo se formalizaron 6.467 contratos indefinidos específicos para personas con discapacidad (3.996 con hombres y 2.471 con mujeres) y 16.235 contratos temporales (10.054 con hombres y 6.181 con mujeres).
  • Por tipo de jornada, el 62,77% de los contratos registrados fueron a tiempo completo (indefinidos el 6.26% y temporales el 56,51%) y la parcialidad fue del 37,23% (3,24% indefinidos y 34% temporales).
    El 44% de contratación con hombres con discapacidad fue a tiempo completo y en mujeres, del 18,75%; y a tiempo parcial, el 17,63% de los contratos celebrados con hombres con discapacidad y el 19,62% de los contratos con mujeres.
  • Si tuviéramos que definir el perfil de la persona trabajadora con discapacidad, este sería el de un hombre, mayor con 45 años, con estudios de educación secundaria, con una discapacidad física entre el 33% y el 44%, que trabaja en el sector servicios, en actividades a edificios, o de jardinería, con un contrato temporal y a tiempo completo.
  • Y la definición del perfil de la persona desempleada con discapacidad, sería el de una mujer parada de larga duración, con estudios primarios, o sin acreditar, mayor de 45 años, demandante de empleo del sector servicios, y con una discapacidad física.

Respecto a la publicación del INE “La Vida Laboral de las Personas con Discapacidad” del año 2019, destacar, que:

  • Del total de las personas mayores de 16 años, que tuvieron una relación con la Seguridad Social (31.658.600), el 9,9%, es decir, 3.129.600 tenían alguna discapacidad.
  • Del total de altas producidas en la Seguridad Social en 2019, tan sólo el 10,1% fueron personas con discapacidad, situándose en 316.800 personas. Si lo comparamos con las personas sin discapacidad este porcentaje asciende al 61,2%.
  • Pensión contributiva: el 85,9% de total de pensiones de las personas con discapacidad fue de esta modalidad, frente al 22,8% de las personas sin discapacidad. Los pensionistas con discapacidad, pasaron de ser 2.663.100 a 2.686.800, lo que supone un aumento del 0,9% respecto a 2019
  • Pensión por tipo y grado de discapacidad: la mayor parte de las pensiones se basan en una deficiencia del sistema osteoarticular, el 19,6%; y en grado de discapacidad entre el 33% al 44% es el predominante.

Con estas cifras, podemos concluir que el año 2020, ha significado un retroceso en la inclusión laboral de las personas con discapacidad, especialmente en mujeres con discapacidad, con ese aumento tan importante del desempleo, rompiendo definitivamente con la tendencia a la baja de 2016 y 2017; junto a la bajada del empleo juvenil.

Además, queda patente su precariedad laboral tal y como nos indica la concatenación de varios contratos en una misma persona, y la corta duración de sus relaciones contractuales laborales, en muchos casos con una duración inferior al año natural. De tal forma, que su tasa de estabilidad fue del 10,14%, bastante más baja que el 16% alcanzado en 2008. Tan sólo el 61% de las personas contratadas suscribieron un sólo contrato de trabajo, en cambio, y lamentablemente, cerca del 7% de las contratadas tuvieron más de 5 contratos al año.

Enlace al Informe anual, del SEPE, del Mercado de Trabajo de las Personas con Discapacidad (datos año 2020) y a la Estadística del INE de la Vida Laboral de las Personas con Discapacidad correspondiente a 2019.

Enlace al SEPE 

Enlace al INE

SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

Calendario laboral 2021 con fiestas locales

Infórmate

VIDEOS

COVID-19 información útil

 

Guía de Servicios de FSP-UGT Asturias

 

 SERdUGT

  

Acuerdo2018-2020

 

  
 SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

 

ÚLTIMOS TWEETS

 

 
 

IR ARRIBA